29 de octubre de 2010

Capítulo IX

El próximo curso año1943 me matriculan en primero de bachillerato en el Instituto Padre Luis Coloma que entonces estaba en la Alameda Cristina, único Instituto que había en la zona, venían gente de otros pueblos a examinarse.
Los compañeros del Instituto
con Don José Cádiz ¿1946?


Entre chicos y chicas en mi curso seriamos unos 30 y en los Marianistas, solo chicos debían de andar por el mismo número, mas unos colegios femeninos de monjas donde alguna chicas hacían el bachillerato y tenían que examinarse en el instituto. Todos los bachilleres de Jerez por año no llegarían a 100. Casi todos mis compañeros, muchos ya muertos, han destacados en sus profesiones. El Instituto era un buen centro de estudios con una mayoría de buenos profesores.

Como profesor de Geografía e Historia pero sobre todo del Arte, José Cádiz Salvatierra, me abrió los ojos al mundo del arte a enamorarme y apasionarme por esta disciplina, sus enseñanzas han sido una base para toda mi vida: Mi agradecimiento es eterno.


Reproducido en la Ilustración Española y Americana
 A trancas y barrancas termine el Bachillerato en 1950. Más suspensos que sobresalientes que no recuerdo tuviese alguno. Yo era un alumno poco aplicado y andaba en mis pensamientos poco atento y corrientemente me cogían distraído, en las nubes, por ello mis compañeros me pusieron el mote de “El Despi”  Tengo buenos recuerdos de esa época. Las clases de latín las daba don Manuel Estévez Guerrero buen arqueólogo y director de la biblioteca Municipal, y Museo arqueológico, historiador, persona agradable y llena de simpatía, llego hacer que me gustara el latín. 


El joven don Manuel en aquellos años 40 dedicaba la mayor parte del tiempo a las excavaciones de Asta Regia(*) poco o nada de dinero iba al yacimiento  en bicicleta.
Si ahora viera los resultados vería entristecido el flaco favor que le ha hecho el paso del tiempo a su trabajo, abandonada por la administración ahora no por falta de dinero sino por falta de voluntad


No entiendo como esta asignatura tiene tan poco interés en los estudios actuales, creo que es una de las mayores fuente de cultura, sin latín es muy difícil comprender muchas cosas El aula donde impartía sus clases estaba presidida por una pintura de gran tamaño “La muerte de Lucano”  de José Garnelo y Alda deposito del Museo del Prado que a mí me entusiasmaba. Otro depósito del Prado “Derecho de asilo” de Francisco Amerigó de mayor tamaño que el anterior que con el traslado del instituto a un nuevo edificio lo llevaron al colegio Cervantes en la Plaza del Arenal.




Joaquín Mir. “La vaca y la encina”. Museo del Prado Madrid


 Había más pinturas pero el mejor de todo y el que mi me apasionaba era “La vaca y la encina” de Joaquín Mir, en el despacho del director, siempre que la circunstancia lo permitía iba a verlo Hoy cuelga en la salas del Museo del Prado y ha pasado por mis manos y mi cámara.


 Había también reproducciones de esculturas clásicas en escayola colocadas por los pasillos donde andábamos entre ellas jugando y nadie les daba importancia.


Teníamos de profesor de religión Don Juan Ortiz Zamudio, cura de San Miguel, tipo seco y desagradable que cuando algún alumno hacia algo indebido lo llamaba para que se acercara a su mesa, el sentado le daba un coscorrón con los nudillos de la mano cerrada. Era además el director espiritual del Instituto.


Esculturas censuradas entre otras
Lo sustituye el Padre Becerra, un megalómano gracioso sin gracia de mal recuerdo, que mando retirar todas las esculturas de los pasillos porque estaban desnudas o semidesnudas y era una inmoralidad en un colegio de niños. Entre otras estaba la Venus de Milo o el David de Miguel Ángel, las guardaron todas en una habitación con puertas acristaladas que pintaron para que no se viera su interior. A partir de entonces los niños que nunca les había llamado la atención los desnudos ya que era normal verlos por los corredores de edificio, rascaba la pintura de los cristales y se disputaban para mirar por el boquetito las desnudeces de las Venus. 


Nunca entendi como Cádiz Salvatierra que era director lo permitió cuando él nos enseñaba laminas de pinturas con desnudos y si alguno se le escapaba una risita lo menos que le llamaba acémila, nos educó para que supiéramos ver las cosas con normalidad.


Otros que recuerdo con cariño fueron Victoriano Romero Palomo o Horacio Bel Baena o el matrimonio Muñoz-Pan farmacéuticos y el inolvidable loco-maniaco Vicente Chamorro en dibujo y su hermano Manuel en filosofía. También Alberto Duran Tejera (1898 - † 1979) gran persona que hizo mucho por Jerez y que la ciudad le debe estar agradecida, entre otras cosas fue el creador e impulsor del Parque Zoológico y La Fiestas de la Vendimia, aunque le trate a mi no me dio clase. Estaba pluriempleado en las bodegas de Palomino & Vergara y concejal municipal

En los primeros cursos los chicos iban por la mañana y las chicas por la tarde, dejábamos cartitas en los pupitres y ellas nos contestaban con otras. Pero a medida que los cursos iban ascendiendo disminuían los alumnos así que nos unieron todos por la mañana pero separados, las niñas delante y los niños detrás y los recreos en diferentes sitios pero a pesar de las barreras ellas y nosotros nos hicimos buenos amigos.

Los inquisidores de aquellos tiempos que eran abundantes, encabezado por su Excelencia el jefe del Estado Generalísimo Franco y Caudillo de España, que decían con una cancioncilla “los niños con las niñas son mariquitas” 


(*) Asta Regia o Hasta Regia es una antigua ciudad de fundación tartesia se encuentra en la Barrida Rural de las Mesas de Asta en la carretera Jerez-Trebujena a 11Km. de centro de la ciudad













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada