27 de febrero de 2011

Capítulo XXXII

En Junio de 1958 en la XXIX Bienal de Venecia reunió en el pabellón de España el comisario de la misma Luis González Robles a varios componentes del “Grupo el Paso” (creado en 1957) y otros artista como Tapies donde es galardonado con el Premio "David E. Bhight Foundation" de la UNESCO y Chillida el premio de la "Municipalidad de Venecia" que representaban la vanguardia con el rompimiento de la trayectoria de España en esa Bienal, que hasta entonces solo llevaba arte tradicional y académico junto con la URSS, que yo personalmente no digo que sea malo sino que estaba fuera de lugar y contexto, no era la moda. A mí me unía una buena amistad con la mayoría de los componentes del Paso.

El crítico de arte del Il Giorno Marco Valsecchi dice con escuetas frases de la representación española estos dos elogios " La piu bella sorpresa della Biennale" y otro "Dalla conformista Spagna i veri nipoti di Picasso"

La dirección de la Bienal de Venecia solicito a todos los países que concurrían que eligieran a tres artistas de la última vanguardia de cada país para hacer un pabellón central donde se reunieran a todos estos seleccionados

Los mejores españoles de vanguardia estaban ya por el comisario seleccionados. No quería deshacer el conjunto sacando a tres. También en Barcelona estaba “Dau al Set” grupo artístico vanguardista entre los que estaban Tapies, Cuixart, Tarrats y al vasco Chillida también los incluyo en el pabellón español. En Valencia el “Grupo Parpalló” también con buenos artistas como Alfaro o Sempere pero que aquel momento no había una relación fluida, así es que yo estaba en lugar justo e indicado para que se fijaran en mi junto con otros dos artistas que no pertenecíamos a ningún grupo. Los otros fueron Rafael Ruiz Balerdi. (1934, San Sebastián, 1992, Altea, -Alicante-, murió en accidente casero) y Joaquín Pacheco.(1937 Cuenca) se trasladó a Barcelona a los 23 años, donde se interesó por el trabajo del grupo Dau al Set, de allí salta a Paris y mantuvo estrecha relación con pintores como, Fautrier, Max Ernst, Hartung y Eugéne Kurakin. El dice que su postura contra la censura franquista le obligó a exiliarse a Paris,(lo pongo en duda), frecuentando los círculos de artistas e intelectuales antifranquistas, segun él, entre ellos el cantautor Paco Ibáñez, el dramaturgo Fernando Arrabal, los pintores José Ortega, Eduardo Arroyo y el cineasta Miguel Herberg

Allí estuvo mi obra en el pabellón central expuesta, hundida y eclipsada, la de un desconocido entre tantos maestros mundiales. Fue reproducida en el catalogo y no a los del Paso ni Chillida ni Tapies que fueron premios de la Bienal

Esta obra fue una pintada en Jerez durante el verano que pase.

En 1958 hay cambios en la dirección del Museo, destituyen a Fernández del Amo, (Jesús Rubio García-Mina en 1956 había remplazado a Ruiz Jiménez). No le perdona el apoyo que había dado a los grupos vanguardistas en contra de la opinión del Ministerio de Educación y la Academia de San Fernando que no pudo hacer nada para evitarlo ya que la Bienal de Venecia dependia de Asuntos Culturales de  Exteriores que dirigieron los diplomáticos Alfonso de la Serna y José Miguel Ruiz Morales que apoyaban totalmente el proyecto. La Academia encabezada por el pintor Álvarez de Sotomayor entones director del Prado y profesor de pintura de Franco. En palabras de González Robles-"A mí no me hablaba. Un día, en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, se levantó y dijo: Hay un individuo, un tal Luis González, que está estropeando el arte español. Y el presidente de la Academia, que entonces era el duque de Alba, respondió: “No conozco a ese joven, pero por lo visto parece que trae premios”. No se conocían personalmente así por ello Luis le estuvo siempre agradecido. No hubieran podido hacer nada contra él porque Luis era más listo que todos los académicos juntos, ojo, digo listo.

Así, Pablo Serrano narró, tiempo después del cese de Fernández del Amo: «Creo que su mayor dolor fue no poder y no querer inaugurar el museo por falta de las obras que él creía imprescindibles de Picasso, Juan Gris, Gargallo, Julio González, etc. Alentaba año tras año la esperanza para conseguir presupuesto para comprarlas —hoy han tenido que ser adquiridas a precios muy superiores—,un día, y por un compañero suyo, en su mesa de dibujo le extendió el diario donde se publicaba su destitución. Desconcertante noticia que comenté ese mismo día con Ángel Ferrant, a quien también le dolió el procedimiento, el que por otra parte era normal en esa época».

Martínez-Novillo escribe, “En el período de Fernández del Amo había colaborado con el Museo, junto con Cirilo Popovjci y José Mª Moreno Galván, Luis González Robles, figura imprescindible para el conocimiento de la promoción del nuevo arte español en los certámenes exteriores, como las Bienales Internacionales de Sao Paulo y Venecia, entonces en el momento más interesante de su historia. Evidentemente, hubo una sensible apertura artística española al exterior que fue llevada a cabo por la Dirección General de Relaciones Culturales, sobre todo bajo los mandatos de Ruiz Morales y Alfonso de la Serna, cuya historia está todavía pendiente de ser estudiada y valorada correctamente. La figura de González Robles con los críticos tiempos de 1957 en Brasil —premio de Oteiza— y de 1958 en Italia —premios de Chillida y Tapies—marcan una época decisiva en el desarrollo del arte contemporáneo español. Se puede decir, sin exageración, que es a partir de este momento cuando el arte español comienza a tener peso específico en el mundo, y todo ello fue realizado con escasos medios y por la especial vocación de Robles.”

Nombraron al arquitecto Fernando Chueca Goitia (1911- † 2004). Académico persona muy culta gran historiador de  arquitectura, magnifico conferenciante, pero en mi opinión coincidentes con las de otros mal arquitecto, como ejemplo la Catedral de la Almudena, puro pastiche (Yo a mi edad no tengo pelos en la lengua), A Chueca le vi alguna vez en la iglesia de Santiago de Jerez en los años sesentas cuando se estaba restaurando, no sé si intervino en algo porque era un buen restaurador pero la dirección de la obra era de Pons Sorolla.

Con la llegada de Chueca al museo nos hecho a todos a la calle y de mala manera ya que no nos dijo nada, cambio las cerraduras de los despachos para que no pudiéramos entra y no lo comunicaría el conserje con un tono de cachondeo, No éramos más de tres o cuatro y todos pluriempleados gracias a Dios. Y pensar que esos fueron los principios de lo que acabaría siendo hoy el El Reina Sofía con centenares funcionario y empleados. (1)

Yo seguí teniendo buena relación con “Asuntos Exteriores” y con “Cultura Hispánica” con los que seguí colaborando, también me daban trabajo otro jerezano Manuel de la Quintana en el “Club Urbis” , gran mecenas amante de las artes un tío estupendo y de los más inteligente que he conocido.

Pasado el verano del 1958 vuelvo de nuevo a Madrid a buscarme la vida y en la escuela de San Fernando encuentro a mi amor eterno yo procuraba verla y algunas veces, nos veíamos como amigos, más bien yo me hacia el encontradizo ¡Qué casualidad! Yo entonces salía con una guapa pelirroja inglesa que casualmente vivía justo al lado de la casa de ella, yo iba a recogerla y mientras miraba a la ventana de Piluca por si se asomaba, Un día coincidimos los tres a las puertas mas una amiga de Piluca y propuse pasar la tarde juntos y además se unió a nosotros Vela, yo estuve toda la tarde muy cariñoso con la pelirroja con la absurda intención de darle celos. Cuando las dejamos en sus casas Vicente me echo una gran bronca, como había podido ser tan cruel y haberle dado tan mal rato a Piluca. Yo le decía, no, si yo no le intereso nada – Que si que te conozco que lo has hecho queriendo y a mala idea, tú no sabes la mala cara que ponía. No podía creer que hubiera causado el efecto que buscaba, No lo supe nunca. Terminado el curso en junio de 1959 Piluca se marcha a Sevilla y yo pierdo toda esperanza y me quedo triste. La pelirroja se marcha a su país, aunque esto para mí no tenía importancia y para ella creo que tampoco, no volvimos a tener contacto. Yo aumento mi nostalgia con fondo de la segunda sinfonía de Rachmaninov

Esto pasó hace mas de 50 años le acabo de preguntarle si recuerda el hecho. Si lo recordaba y me ha contestado que no fueron celos lo que le molesto fue la malísima educación de mi comportamiento hacia ella. Tiene razón pero por amor se hacen locuras y se mete la pata.

No recuerdo bien pero debí pasar el verano del 59 en Jerez pero seguro en octubre ya estaba en Madrid





























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada