27 de mayo de 2011

Capítulo XL

Ya por el 1969 andaba buscando trabajo por Madrid, en el mundo del diseño y el mueble, cuando terminaba mi recorrido ya por la tarde me acercaba al MEAC, entonces en el edificio de la Biblioteca Nacional a reunirme con mi amigo el director para ir a tomarnos los consabidos whisky con otros amigos más en algún elegante Pub, amigos con los que yo también hacia buenas relaciones humanas pues eran gente importante, de las artes, la literatura, del mundo empresarial y amantes de la cultura. Como yo andaba magro de bolsillo no tenía inconveniente en pedirles contactos a los empresarios cuando ya tenía con ellos cierta confianza, Estas reuniones siempre continuaron aun mucho después de dejar Luis la dirección del MEAC, De estas reuniones en las que también había diplomáticos sobre todo sudamericano y donde Luis llevaba la voz cantante, conocí a Belisario Betancur embajador de Colombia, años después llego a la presidencia de su país y obtuvo el Príncipe de Asturias o Lluís Valls-Taberner presidente del Banco Popular, Paul Guinard director del Liceo Frances, hispanófilo el mayor especialista en Zurbarán, el jerezano Manuel de la Quintana por etonces Presidente de Urbis y otros de esta categoría social

Yo pretendía entrar en el campo del diseño del mueble para lo que me creía cualificado y además me encantaba, Pero lo que en parte de Europa era lo normal en España no interesaba. Puedo contar algunas entrevistas de las muchas que tuve.

El Corte Inglés tenía una fabrica “Móstoles Industrial” de muebles de cocina las famosa “Forlady” Como yo iba bien respaldado me recibió el director que estuvo conmigo atento y cordial, me enseño la fabrica estaba totalmente automatizada y robotizada era un ejemplo de modernidad en la fabricación, me dijo que ellos lo que necesitaba era buenos ingenieros para la puesta a punto de la fábrica y el funcionamiento de la maquinaria y que el diseño no era necesario que para eso estaban los italianos que eran muy punteros. Ellos iban a Italia y de allí se traían unas cuantas cocinas y con un delineante que ya tenían las fusilaban dándole ciertas variaciones y pasaban a los ingeniero que la ponían a punto de fabricación “Que inventen ellos” (Unamuno 1909). De estos polvos vienen estos lodos del atraso científico y tecnológico de España,

En un anuncio de periódico de selección de personal leí algo que me encajaba pues era sobre el diseño y fabricación de muebles. Me presente y la secretaria que me recibió tomo mis datos y que me llamarían porque se habían presentado muchísimos Lo tome con poca esperanza pero me llamaron, yo tenía buen currículo y empezaron a hacerme entrevista durante varios días y varias personas al final me dijeron que yo había sido seleccionado, que la empresa era “H Muebles” empresa que como profesional ya conocía, tenían Fabrica y tiendas por toda España de muebles caros Los dueños eran la familia Huarte multimillonarios navarros que yo había conocidos algunos de ellos, Eran coleccionista de arte y se relacionaban muchos con artistas tenían multitud de empresa de muy variadas ramas. Estos si hacían diseño original que encargaban a importantes arquitectos o pintores y escultores como a mi amigo Pepu ( José Luis Sánchez el de los Marianistas) que también hacia diseño industrial, Para darme el visto bueno vino el director de la fabrica con el que mantuve un par de entrevistas, me dijo que bien por el diseño pero que también tendría que asistir a reuniones sociales como para crearme un perfil y se me conociera. Esto ya no me gustaba, pero cuando me dijo que me tendría que quitar la barba me levante y me marche no llegamos a hablar de dinero, Luego me entere que había otro seleccionado que ocupaba el segundo lugar que contrataron,

Otro anuncio también de presa pedía diseñador de muebles para una fabrica (Maga) ubicada en el polo de desarrollo de Burgos y aunque no daban otra información yo sabían quién eran por que cuando tenía la tienda era cliente suyo y me habían invitado a la inauguración de la fábrica La empresa era una filial española de la Airbon francesa regentada por socios vascos. Me puse en contactos con ello sin darme a conocer y me enviaron un pliego de condiciones entre ellos diseñar un sofá. Yo pensé que jugaría con ventaja ya que el que iba a decidir era Verner Panton. Como yo conocía muy bien los muebles de este, para mí un genio del diseño, intente meterme en su cabeza para hacer algo que le pudiera interesar y diseñe un sofá blanco en fibra de vidrio con formas muy atrevidas Nunca me di a conocer y aunque iban firmados no creía que se acordaran de mí. Y me seleccionaron, ha sido una de las alegrías más grandes de mi vida que Panton me hubiera escogido a mi todavía me siento orgulloso, Pero en este ínterin alguien de los socios vasco había defalcado en las inversiones que los franceses descubren y todo se acabo, Y yo sufrí la mayor desilusión de mi vida, Yo ya conocía de antes al que resulto ser el ladrón y sabia un poco su vida tenía una colección de Rolls Royce antiguos, trepa y listo como el hambre. Menudo pájaro, no le he vuelto a ver.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada