22 de enero de 2011

Capítulo XXIII

Como ya he comentado soy muy religioso y entonces era muy practicante de la católica, apostólica y romana  y empecé a ir todos los días a misa y comulgar iba temprano antes de ir a Bellas Artes, soy muy depresivo de toda la vida y algo debía de influir en esta forma de actuar (tengo 78 años y voy desde hace muchos años a psicoanalizarme, una práctica que recomiendo para mejorar la salud mental y tomo antidepresivos). Cuando estaba en Jerez iba a misa a los Jesuitas donde coincidía con José María Pemán  y José María Ruiz Mateos, de este ultimo pensaba vendrá a pedir a quien pondrá encontrar hoy para meterle, presumiblemente, la mano en la cartera. Se de primera mano historias de este individuo para hacer negocios que ponen los pelos de puntas. Nunca entendía como se puede ser tan beato y tan presunto...Yo me escandalizaba y me sigo escandalizando, eso que ahora soy agnóstico. 
Lo ético no tiene nada que ver con las creencias

Dicen de un gitano que toda su vida la dedico a robar burros y estando a las puertas de la muerte llamo al cura para confesar, después que descargo su conciencia el cura le dijo que lo de robar burros no se lo había confesado. Padre eso no es un pecado eso es la profesión.

-oOo-
"Esta historia es verdadera puesto que la he imaginado de principio a fin". Boris Vian (1920-1959) Novelista y dramaturgo francés.

Trinidad Rivera Sánchez-Ramos se había levantado aquella mañana como tantas otras más, todo los días lo mismo. Los niños,- en Andalucía así se llaman a los hijos aunque estén en edad madura- ya se habían levantados, los más pequeños desayunaban, Rita la sirvienta les había preparado los uniforme de colegio y estaban casi listo para que Bartolomé el chofer de Doña Trinidad les llevara a Montesclaros un colegio regentado por el Opus Dei, los dos mayores varón y hembra ya habían salido para la universidad.
Rita, llamo doña Trinidad, 
-cuando vuelva Bartolo le das este sobre con dinero y con una lista  de los recados que me tienen que hacer y que no olvide lo que le dije anoche, yo me voy ahora en el coche pequeño.
 Trinidad Rivera y Sánchez-Ramos de familia de aristócratas de vieja raigambre, casada con un rico empresario emprendedor, que había hecho una enorme fortuna empezando desde abajo, ella una aristócrata económicamente venida a menos fue su novia  desde el colegio, la familia de Trinidad no veían bien esos amores por que Juan Manuel Ruiz-Marcos y Jordán de la Torre, hijo de un marquista de vinos Zacarías Ruiz-Marcos, no encajaba con familia de tan ilustre linaje. Asiduo a los Jesuitas forma parte de Los Luises, no sé bien como, por sus estatus social debía de estar en el Apostolado de la Oración. En los Jesuitas había separación de clases. Allí es amigo del hermano de Trinidad y a través de él la conoce. No se imaginaban que el plebeyo con el tiempo les sacaría de los apuros económicos y con el poder del dinero se convertiría en aristócrata con el titulo de Marques de Majuelo creado para él como un traje a medidas, título que había conseguido con la ayuda de un investigador de genealogía y heráldica que buscara en sus apellidos algún entronque  para hacerse de un  título nobiliario que estuviese vacante y redondeara a su vez sus apellidos, lo que no consiguió  a pesar de sus esfuerzos y publicar en un periódico, monárquico de toda la vida, la ilustre descendencia riojana de Ruiz-Marcos donde también poseía bodegas. Al fin se decidió por la República de San Marino que concede títulos nobiliarios al que considera especialmente meritorio, previo pago. Le conceden y le nombran primer Marques de Majuelo y el Ministerio de Justicia autoriza su uso en España.
Don Juan Manuel madrugaba más pues iba a misa de ocho a los Jesuitas de la calle Serrano de Madrid. Juan Gil su chofer, lo llevaba y lo esperaba en segunda fila de charla con uno de los guardaespaldas, otro había entrado con él en la iglesia, la aproximadamente media hora que duraba el oficio y la meditación.
A la salida le dijo a Juangil que llevara el coche a guardar. Me iré andando hasta el despacho  pienso que no te voy a necesitar durante toda la mañana, pero a las dos estas pendiente porque te necesitare. La distancia era corta al edifico de la presidencia. unos 10 minutos a pie seguido de cerca de los escoltas, 
Lo normal es que se quedara a comer en el restáurate del edificio de la Dirección General. El edificio de Majosa que así se llamaba el holding, no estaba lejos y así andando se le pasaría  el disgusto, la contrariedad de tener que comer fuera, cosa que rara vez hacia, solo  cuando era absolutamente imprescindible ,no creía en  las comidas de trabajos no era el momento de hacer negocios con un entrecot por delante. Pero Trinidad le había pedido con insistencia pues en la casa del Opus que frecuentaba casi a diarios por las mañanas cuando solo el servicio quedaba en casa, conoció a una señora Pilar Acebes de esmerada educación, guapa y elegante con la que había hecho amistad, que estaba decidida a cultivar, porque la verdad llevaba una vida un tanto rutinaria con un marido que salía al amanecer y no llegaba hasta la noche para cenar y acostarse pues ni siquiera veía la televisión.  Pero aquel día Trinidad quería que conociera aquel matrimonio,
 José Manuel desde muy joven empezó a amasar una  fortuna que rompieron las barreras gracias a la otra aristocracia, la del dinero, se casaron y tuvieron trece hijos, seis varones y siete mujeres, numerosos como manda el Opus Dei del que eran miembros supernumerarios.  
José Manuel llego a ser propietario de uno de los  grandes holdings de España en manos privadas. Poseía dieciocho Bancos y grandes almacenes bien conocidos, En el Reino Unido era más conocido por sus compañías de vinos, era propietario de una cadena de licores mas otras de alimentación En total, había más de 200 empresa bajo el paraguas de este empresario que un día fueron intervenidas para evitar la quiebra, según argumentó en su día el Gobierno, con un pasivo que excedía su activo en unos mil millones de libras esterlinas.
Cierto que holding era multimillonario pero era un gigante con los pies de barros, sin ser de estructura piramidal si tenía con ellas ciertos parecidos.  Daba buenos intereses a los inversores superior a lo lógico a cambio de unas acciones, Majositas, lo que hacia atraer capitalistas poco espabilados buscando la mayor rentabilidad a sus dinero, lo que se dice dar duros a cuatro pesetas, con esa inmensa masa de dinero ante los problemas de liquidez practicaba la huida hacia delante. Las autoridades que estaban al corriente de los problemas del holding lo intervinieron de mala manera según economistas y juristas para evitar males mayores,  desasciéndolo de una manera no muy ortodoxa, con el agravante que a río revuelto hubo ganancia de pescadores        
Los  León eran una familia de origen sefardita artesanos marroquineros que se afincaron  en Madrid  a final del siglo XIX, era de tan alta calidad sus trabajos en piel y cuero que era sinónimo de elegancia y clase poseer un bolso cartera o maleta fabricado por ellos, aparte del taller montaron  tiendas por   Madrid y luego por España y todo el mundo.  El rey  Alfonso XIII  entrega a la empresa familiar el título de Proveedor de la Real Casa . Hoy forma parte de una sociedad de cartera de la más grande del mundo de productos de lujos.
Pilar Acebes era la esposa del último de la saga, Ernesto León. De esa comida, José Manuel de olfato fino para los negocios vio la conveniencia de entablar una entrañable amistad entre los matrimonios Ruiz-Martos y León, salen, viajan y comen juntos La sociedad de los León esta pasando por una crisis empresarial quizás por una expansión bastante rápida y un complicado accionariado. Ernesto le cuenta sus cuitas a su amigo José Manuel. Lo que no pude suponer Ernesto es que José Manuel está recogiendo datos en beneficio propio y se está haciendo con las acciones de la empresa sí que este se entere hasta que un día conseguida la mayoría le plantea que ahora es él el propietario de lo que hasta ahora había creído suyo y le enseña por donde se va a la calle. Me imagino que después pagaría una Misa de acción de gracias por el buen fin del negocio ya que era gran devoto sobre todo de la Santísima Virgen de Amor y Sacrificio, según él guía y ejemplo de todos sus actos en esta vida.


Se de buena tinta que estos trucos y otros de la misma índole eran norma en este individuo por lo que había alcanzado tan altas cotas de prosperidad.
Un íntimo amigo mío tenía una pequeña fábrica de artículos en madera y necesitaba fondos para crecer y había visto un anuncio de ayudas a empresas necesitadas de inversiones, la empresa inversionista era propiedad de Ruiz- Marcos, el anuncio decía que se presentara por correo un resumen del problema y si era del interés del inversor se podrían en contacto. El director de esta empresa de inversiones había sido compañero del colegio de mi amigo por lo que fue a verlo personalmente en vez de escribirle. Le recibió muy afectuosamente le invito a una copa y chalaron de viejos tiempos, le vino a decir, o esa fue la conclusión que saco, que allí no daban créditos a nadie, que lo que hacían con esa correspondencia era un estudio de mercados para ver como andaban los diferentes sectores económicos y empresariales en provecho propio y si acaso salía algo interesante ir a por ello.
Tengo que decir de este cuento que cualquier parecido con la realidad será pura imaginación del lector, porque lo más probable es que yo lo haya soñado 
   
“El fin jamás va a justificar los medios”. 

Epilogo.
José Manuel después de la intervención del gobierno y su paso por la cárcel , años después como un Ave Fénix  renace de sus propias cenizas que debían ser muchas y guardadas en paraísos fiscales, ha vuelto a levantar otro imperio económico y nadie le podrá negar su capacidad para los negocios. Ahora llamada Nueva Majosa Pero está copiando exactamente lo que hizo con la expropiada Majosa por lo cual no le augurio tampoco mejores resultados.
Ernesto perdió hasta la última participación de la empresa, pero como es una gran persona inteligente y culta, hombre cabal, amigo de sus amigos. Los nuevos dueño de la empresa crearon la Fundación León para la promoción, desarrollo, protección y fomento de toda clase de actividades y estudios de carácter cultural, con especial inclinación hacia los campos de la música, la poesía, el diseño, de la que Ernesto ostenta su dirección.  Reconocida por su carácter altruista, sus propuestas arriesgadas y rigurosa realización de proyectos de calidad, la Fundación León recibe la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes que le fue entregada a Ernesto por el Rey.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada