14 de marzo de 2011

CapítuloXXXV

"Hay que proceder a una urgente y profunda construcción de un Derecho Internacional. El mínimo de calorías para un ser humano. Todo aquel que tenga más en perjuicio de otros, es un crimen"
Manuel Moreno Barranco. Poeta y escritor (1932- 1963) 

En 1963 “suicidaban” al poeta y escritor Manuel Moreno en la cárcel de Jerez. Nacido el 24 de abril de 1932 éramos de la misma edad y buenos amigos de siempre, teníamos 30 años cuando él muere. Empleado del Banco Jerez desde que tenía pantalones cortos y a la vez estudiaba en la Escuela de Comercio. En 1956 se traslada a Madrid, pensaba que allí podría desarrollar mejor su vocación literaria y sigue trabajado en la banca. *Manolo Moreno se marcha a Inglaterra en febrero de 1959 en el viaje le acompaña un personaje jerezano habitual en nuestras tertulias, inteligente, que decía ser "amigo de alambradas y de tabaco negro", poeta y escritor, que podía haber hecho carrera en el teatro pues había actuado como actor en varia obras con buenos directores y mejor critica. era guapo, bajo de estatura, siempre llevaba alzas y poseía una buena voz, tenía casi todo parar ser un buen comediante,  pero no le gustaba trabajar. había sido también futbolista y creo que bueno. La verdad es que era un impresentable, embaucador y regular como poeta y escritor, todo era fabula. Para conseguir el dinero para macharse a Inglaterra se lo saco a un pobre represéntate de pimentón murciano al que le había lavado el cerebro enseñadle unos falsos contratos de locutor en la BBC, a este es al que exaltaba y decía  "amigo de alambradas y de tabaco negro". El representante, un ingenuo, descubrió el engañó y me pregunto si era cierto si era verdad que él consideraba su gran amigo le había engañado. Empezó a llorar a llorar de verdad, me decía no es el dinero es el engaño en la amistad. No voy a mencionar su nombre por su familiares, aunque conocía como era el individuo porque fueron los primeros en sufrirlo y padecerlo

Yo en esos años también estaba en Madrid así que nos veíamos con frecuencia.

Al comienzo de la Guerra Civil su padre trabajador en una sombrerería, de tendencias republicanas, se entera que los falangistas van a ir a por él para darle el paseo por simple hecho de defender la republica y leer libros perniciosos. En agosto de 1936 huye y se refugia en la serranía de Ronda, solo tenía 26 años. su familia no vuelve a saber nada de él y creen que ha muerto en una refriega en la sierra, pero Manolo me cuenta que tiene evidencias de que se había exiliado y vive en Paris una nueva vida y esto le obsesiona, pensamiento que no quiere compartir con su familia madre y hermana. Durante la época de Madrid se presenta al premio Sésamo de cuentos y queda finalista, tengo un vago recuerdo de que la obra se publicó, Se habían presentado más de 100 cuentos y ese año creo que fue 1959 lo gana Juan Marsé (premio Cervantes 2008) con 25 o 26 años, los mismo que Manolo, por su relato “Nada para morir” que fue la primera obra que publica Marsé.

Han ganado el premio de cuentos Sésamo, entre otros: Jesús López Pacheco, Jorge Ferrer-Vidal, Fernando Quiñones, Luis Goytisolo, Miguel Buñuel, Isaac Montero, Raúl Torres, Juan Marsé, Alfonso Grosso, Mauro Muñiz, Jaime Borrell, Carlos Murciano y Pedro Crespo

Las Cuevas de Sésamos dueño y promotor de las actividades culturales, Tomás Cruz (1917-1987), licenciado en Derecho, comandante en la aviación republicana, exiliado en los campos de concentración franceses, internado en un batallón de trabajadores de castigo y encarcelado desde 1946 a 1949 por haber pertenecido a la República. Los premios dice Tomás 
«se inician en 1950, como consecuencia de mi admiración por el mundo de la cultura y del arte. Poco a poco, y como por azar, el local se fue poblando de una decoración cargada de simbología artística. En un Madrid asfixiado, sitiado, Sésamo comenzó a destacarse como un lugar de encuentros A pesar de aquellos tiempos difíciles de Madrid, acudían jóvenes pintores en ciernes, alumnos de San Fernando. Comenzaba a crearse, así, un primer ambiente artístico».
 Los primeros premios Sésamo de cuentos se convocaron en 1955 y se extinguieron en 1967.

Manolo con otros amigos éramos habituales a las tertulias de Sésamo que allí se organizaban. Comenzaron a llegar las primeras barbas y nos llamaron existencialistas, en mi caso tenían razón pues tenía barba y era afín a este movimiento filosófico. Y dice Cruz a la pregunta ¿Qué escriben los españoles de veinte años?  
«La respuesta está ahí. Sésamo continúa caracterizándose por ser un horno en el que se cuecen las cosas entre la gente joven. La gente joven ha dado, y sigue dando, vitalidad a Sésamo».


Manolo dura poco en Londres, se había marchado con intención de aprender ingles, Se traslada a Francia, su objetivo era París, le obsesionaba lo de su padre, consigue trabajo en un banco y  lo busca. Yo no sé más de él hasta su vuelta a Jerez en 1962. En Francia se había afiliado al partido comunista de España, y había conocido a Santiago Carrillo. Un amigo común Luis Pérez Palacio que era correligionario con sus ideas políticas es quien me cuenta esto y me comenta que había encontrado a su padre. Luis si era comunista, afiliado o no afiliado, Manolo en el poco tiempo de vida que le quedaba fue inseparable de Luis siempre estuvo a su lado como camaradas colaboraba en los escritos políticos, de esto doy fe, yo los leí.





 Manolo dijo en carta a su familia desde Francia, tal vez precabido que no militaba en ningún partido político. pero a  su muerte los periódicos franceses,
"L'Express", "Le Figaro" publicaron la noticia y los comunistas españoles en Francia hablaron mucho del asesinato del camarada, hasta Carrillo lo recordaba, según tengo oído. 
Cuando vuelve de Francia en noviembre de 1962 antes pasa por Barcelona para hacer relaciones con editoriales  para venir luego a Jerez, Desde que llego a Jerez nos veíamos con frecuencia y hablamos mucho se notaba en las conversaciones que era comunista no lo decía pero tampoco lo negaba. No se podía dar un cuarto al pregonero en aquel tiempo. Por aquellos días Grimao estaba detenido y medio muerto desde que lo arrojaron por una ventana de la Dirección General de Seguridad para después al poco tiempo fusilarlo.




Los servicios de información del régimen estaban enterados de esa afiliación y desde que paso la frontera lo pusieron en vigilancia. Empezó a escribir folletos políticos que distribuía cuidadosamente. Uno de estos escritos cayó en manos de la policía Se da cuenta de la persecución y la única cosa que él pensó que le serviría para probar que el autor era él sería la máquina de escribir. La máquina y unos escritos comprometedores me los trajo a casa para esconderlos. A finales de enero registraron su casa y no encontraron nada pero tenían que probar que el panfleto era de Manolo. Yo me casaba en muy pocos días, por lo visto todos sus amigos estábamos sometidos a vigilancia. Javier Bellido, amigo común, se llevo los escritos y los escondió en las bóvedas de la iglesia San Dionisio, su hermano Luis era el cura, aquí se quedo la máquina de escribir. Pasados unos días después  del registro, se confió y recoge la maquina, imprescindible para trabajar, debía ser por datos que he encontrado sobre el 15 de febrero de 1963 porque no llego a su casa lo habían detenido Yo de esta detención no me entero pero el día 22 de febrero Javier Bellido conmigo trabajando en el estudio se presenta un policía al que conocíamos. Tengo idea se llamaba Sotomayor (el poli bueno) para comunicarnos que Manolo Moreno se había suicidado, que lo habían detenido e ingresado en la cárcel que le dijeron que lo trasladarían a Madrid para interrogarlo y en un descuido de la policía se tiro por un patio interior de la prisión.(ya no escribo mas por hoy porque recordando estos hechos me he puesto malo).



-o0o-



Manolo era físicamente débil y enfermizo había pasado años tuberculoso lo que le había dejado secuelas. Yo pienso que no querrían matarlo lo que perseguían eran confesiones pero con su débil salud, con torturas e interrogatorios se les había ido de las manos y lo tiraron al patio, por eso he dicho al principio que le “suicidaban”. ¿Si ya llevaba una semana encarcelado, que hacían la policía (político-social) con él en ese momento? . El policía bueno nos recomendó que no fuéramos al entierro porque abría mucha vigilancia y si asistíamos nos podían confundir. No fuimos al sepelio por miedo. De nuevo el día del entierro o al siguiente vuelve para contarnos que sobre el ataúd llevaba una corona de flores rojas que según sus familiares había llegado de forma anónima. ¿Tenéis idea de quien pudiera haberlo mandado? La verdad es que no teníamos ni idea pero tampoco se lo hubiéramos dicho de saberlo lógicamente.



Luis Pérez Palacio (194...? † 200...?), escritor poeta y flamencólogo, amigo común estaba cumpliendo servicio militar en la Marina en San Fernando, también distribuyo propaganda comunista en el cuartel, lógicamente peligrosísimo, lo detienen y lo encierran en una cárcel militar. Pero antes viéndose descubierto hace desaparecer todo lo que le pudiera implicar no dejando ningún rastro que le pudiera inculpar. Se lleva dos años en la cárcel en espera de un consejo de guerra, Le asigna de abogado defensor un Teniente de Navío que se toma muy en serio su defensa según me contó Luis. En el consejo de guerra lo absuelven por falta de pruebas. Sus superiores saben que ha sido absuelto pero lo siguen considerando culpable. Por lo pronto no le sirve los dos años que ha estado encarcelado como tiempo para el servicio militar y tiene que cumplir el resto casi otros dos años de marinero y lo destinan al Peñón de Alhucemas como castigo encubierto.



Pérez Palacios muere de cáncer hacia el año 2000 yo iba a visitarle al hospital en mis frecuentes viajes a Madrid Era un tipo muy singular, bajito, guaperas, inteligente, mucha labia, mucha cara y buena persona. Había tenido por lo menos dos casamientos que yo sepa varias compañeras e incontables amantes e hijos de varias, Cuando muere vivía con “La Tati” conocida bailaora madrileña con la que no tuvo hijos, La Tati llevaría las cenizas a la Bahía de Cádiz. Yo estuve presente en ese acto. Estábamos dos o tres amigos, no más, alguno de sus hijos y varias de sus mujeres compartiendo el dolor y consolándose mutuamente, a pesar de sus separaciones se siguieron llevándose bien casi todas y con todas



Años después en Valencia Bellido y yo estábamos en La Feria del Mueble, una noche desde un coche sin ninguna identificación un paisano desconocido para mí, me llama por mi nombre. Se baja del coche, que era de la policía, y se identifica como tal y muy amablemente dice que quería hablar con nosotros, nos pide por favor que le acompañemos que nos invita a una copa. Nos lleva a un local nocturno claramente un puticlub. Nos dice que es hermano de Sotomayor (el poli bueno) y que está destinado en Valencia y cuando nos ha visto quería explicarnos la verdad de la muerte de Moreno. Que él era el que estaba con él en la cárcel para comunicarle que lo habían reclamado de Madrid para interrogarle, lo que debió afectarle mucho la noticia y en ese momento se arrojo a un patio interior de la prisión, él había sentido mucho que eso sucediera y quería que nos quedara claro que no tuvo nada que ver con la muerte de Manolo como desgraciadamente sabe que se decía, por eso se había trasladado a Valencia, que él fue el primero en lamentar lo que sucedió. Yo me hubiera gustado creerlo porque estaba muy compungido, pero sabiendo cómo se las gastaban en aquella época y sobre todo con los comunistas no lo creí.



Aquella noche de angustia no pude dormir


Cuando yo trabajaba  en el Museo Español de Arte Contemporáneo (MEAC) con el partido comunista recientemente legalizado. En una exposición estaba un grupo de cuatro o cinco artistas del Partido  conversando, algunos buenos amigos míos. Yo me acerco al grupo y visiblemente dejan la conversación, yo pensé que todavía tenían el trauma de la clandestinidad. Un policía que estaba destinado a la custodia de las obras de arte le comento, estos comunistas todavía no se han acostumbrado a la libertad, Y él me contesto que lo comprendía porque él todavía tampoco se había acostumbrado a verlos como gente corriente, después de tantos  años que le habían dicho que el comunista era el peor enemigo de la sociedad y más malos que los asesinos. Y comentaba, como nos engañaban, si yo los veo ahora y son gente buena y normal.     

* José Joaquín Carrera Moreno sobrino de Manolo, he leído algo que ha escrito pero no lo conozco personalmente. al parecer es el que tiene toda la documentación sobre el tío.
Casto Sánchez Mellado profesor y político socialista también ha investigado sobre Manuel Moreno Barranco 
En la época de París había acabado una novela titulada "Arcadia Feliz" que ha sido editada por el Ayuntamiento de Jerez de la Frontera en 2003 a los 40 años de su muerte,