16 de octubre de 2011

Capítulo XLV


El Museo Nacional de Escultura de Valladolid se remodela para mejora sus instalaciones bajo la dirección de González Robles y su directora Eloísa Wattenberg, gran señora sabia a la que siempre la he tenido en mi mayor estima y Juan José Martín González. (Valladolid 1923- † 2009). Hombre santo y sabio, erudito, catedrático de Historia del Arte en la Universidad de Valladolid miembro de diversas academias españolas y extranjeras, con ambos siempre mantuve muy  buna relación y amistad.
Pase un tiempo en Valladolid trabajando en la reforma. (Años ¿1970 o 1971?) Lo reinauguraba Franco. Ese día no habíamos dormido ultimando los últimos detalles a toda prisa. Franco ya estaba en el edificio, en cada sala y a ambos lados de las puertas había soldados firmes de su guardia personal uniformados de piqueros. Ya había comenzado el recorrido cuando una batería de iluminación de una sala se desplomo cayendo al suelo explotando los focos cuando el Generalísimo en pocos momentos tendría que pasar por el sitio. Tuvimos que arreglar el estropicio a toda velocidad y todo queda como si no hubiera pasado nada, quedo la sala limpia y un poco más oscura. ¿Se podéis imaginar el miedo que pasamos? Nos interrogaron, pero estaba claro que no queríamos matar a Franco.
Ya en el año 1974  con siete hijos me traslade en la misma urbanización a otra casa mayor donde podía tener el estudio y la casa junto La urbanización había mejorado,  pusieron alcantarillado se habían asfaltado las calles y estaban construyendo nuevas casas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada